26/11/2012

Palabras de Francesc Cassú sobre Llegendes del Cinema (Leyendas del Cine)

Francesc Cassú, Director Artístico de la Orquestra de Cadaqués.

Como director artístico de La Simfònica de Cobla i Corda de Catalunya, debo deciros que este cuarto proyecto me produce especial ilusión. Y eso es así porque en él confluye una serie de elementos que lo destacan de los anteriores.

En primer lugar, porque hemos dado el salto. Sí, después de dedicar tres proyectos a la música catalana era necesario aventurarse a ampliar fronteras, a experimentar con nuevas músicas, a dejar la cuna materna y a caminar con valentía hacia nuevas experiencias. La música de cine cumplía, a mi entender, estas expectativas. Una música de regusto sinfónico, llena de complicidad hacia el oyente y rebosante de matices que nuestra orquesta, de sonoridad nueva e intrínsecamente catalana, puede alcanzar sin ningún problema, dotando a esta música de un nuevo vestido a medida, como ya ha ocurrido antes en cada proyecto de la SCCC.

En segundo lugar, porque disponemos de una orquesta de jóvenes estudiantes que están acabando su carrera —o comenzándola, depende de cómo se mire— con unas ganas y una ilusión encomiables y que han querido participar en este proyecto con la ambición de saborear nuevos objetivos, de colaborar en una iniciativa emprendedora y de calidad y de aportar su magia para obtener unos resultados —como podréis ver— espléndidos. La Jove Orquestra de Girona, bajo la tutela de la Orquestra de Cadaqués, a la que quiero agradecer la confianza que ha mostrado desde el primer momento, suena con una profesionalidad sorprendente, aunque sin perder por ello la espontaneidad de la juventud.

En tercer lugar, porque he realizado los arreglos junto con Adrià Barbosa, a quien quiero felicitar públicamente por su excelente trabajo. El hecho de que solo hayan intervenido dos arreglistas ha dado coherencia al producto final, y admito que lo he pasado muy bien escribiendo para una formación de instrumentos que ya considero muy mía.
Y, por último, porque hemos podido compartir este proyecto con unos solistas de lujo, compañeros de diferentes ámbitos a quienes en su momento se pidió su colaboración y que aceptaron la propuesta con la misma ilusión que cualquier joven de la orquesta, a pesar de ser artistas de solvencia contrastada. Nina, con esa enorme sensibilidad que nos pone la carne de gallina, Cris Juanico, con un registro sorprendente, y Pep Poblet, haciendo juegos malabares con tres saxos a la vez, son los padrinos de un barco que está a punto de zarpar del puerto y que todavía no tiene destino; solo sabe que está preparado para emprender el viaje que haga falta, mirando siempre adelante.