22/11/2016

Palabras de Francesc Cassú sobre

Francesc Cassú, Director Artístico de la Simfònica de Cobla i Corda de Catalunya.

Da mucho respeto modificar iconos que se han convertido casi en mitos en el imaginario colectivo de mucha gente. ¿Qué pintor osaría modificar la Gioconda de Da Vinci? ¿Qué escultor se atrevería a tocar el Moisés de Michelangelo? ¿Qué cineasta pondría color a Citizen Kane de Orson Welles?

Pues bien, la SCCC ha osado. Hemos cogido aquellas canciones de Llach mágicas, poderosas, que el paso del tiempo, además, ha transformado en verdaderos tótems y les hemos dado la vuelta. Darle la vuelta es, ya de entrada, ofrecerlas sin la voz de Lluis. Es hacerlas sonar con rítmicas diferentes, con planteamientos osadamente nuevos, con visiones intencionadamente contrastadas. En definitiva, con el sonido nuevo, creativo y catalán, de la SCCC.

De todo ello somos "culpables" los arreglistas - Adrià Barbosa y yo mismo - pero también la comisión gestora del proyecto, que nos da permiso. También todos los músicos, que tan bien saben transcribir lo que pensamos y escribimos. Y obviamente también los cantantes solistas, que se atreven a dar su opinión en forma de interpretación a aquellas canciones que todo el mundo tiene tan identificadas con una voz concreta, la de Llach.

Y así, con osadía y orgullo, presentamos el nuevo proyecto de la SCCC. Con el placer y el deleite de esperar que quien la escuche - Llach incluido - lo pase tan bien como lo hemos pasado nosotros a la hora de hacerlo.